Filosofía Minimalista

¿Cuántas veces hemos escuchado minimalismo y hemos adjudicado a esa palabra infinidad de significados?

Hoy vengo a compartir con vosotros un artículo que se llevaba cocinando en mi mente desde hace muchísimo tiempo y después de varios meses iniciándome en el minimalismo voy a escribir sobre ello. Para mí el minimalismo es una filosofía, es un modo de ver la vida totalmente diferente a como lo vemos hoy en día, ya que vivimos en una sociedad que se basa en el materialismo, el consumismo y un apego desmesurado a todo aquello que poseemos y nos ciega por completo.

Para empezar con el minimalismo hay que ser consciente del apego que profesamos a todo. Ese apego se aplica a objetos, a recuerdos, a situaciones e incluso a personas, las relaciones también entran dentro del concepto del apego. Y apegarse a relaciones que no nos aportan, “no casan”, por decirlo de alguna manera, con nosotros, con nuestro rumbo y estilo de vida, hace que nos paremos a reflexionar y nos replanteemos muchas cosas.

Por poner un ejemplo práctico; yo en estos momentos me encuentro en una etapa de mi vida muy diferente y es la primera vez que me siento bien y con paz mental gracias al aplicar el minimalismo en mis relaciones. Hace un mes, escribí un artículo muy personal, muy introspectivo. Ese artículo se llama Hogar, en el cual no solo expresé con palabras una reflexión muy íntima, también intenté explicar de alguna manera al final de ese artículo la etapa en la que me encuentro actualmente y como poco a poco me voy adentrando en el mundo espiritual y en mi propio crecimiento personal. Es por eso que hoy quiero hablaros del minimalismo y la filosofía minimalista y como ésta puede ayudarnos a sentirnos mejor, encontrando la paz mental y claridad en nuestros pensamientos y en nuestros actos.

Llevaba muchísimos años queriendo aplicar esta filosofía en mi vida y desde hace pocos meses estoy trabajando en ella a todos los niveles. Sé que hay miles de artículos que rondan por internet que hablan sobre minimalismo, y también hay bastantes libros que te ayudan a iniciarse en ese proceso. Mi idea es aportar una perspectiva totalmente diferente a lo que ya hay escrito y publicado. Al final del artículo dejaré algunos enlaces muy interesantes de ese tipo de artículos, vlogs de personas que sigo que hablan sobre el tema y libros que se pueden leer, que te aportan datos importantes y que te ayudan en ese proceso.

Naturalmente yo voy a hablar desde mi experiencia, desde mi punto de vista y no pretendo aleccionar ni convencer a nadie de que se inicie en el minimalismo, eso es algo que tiene que nacer de cada uno dependiendo del momento en el que se encuentre y dependiendo del trabajo tanto profesional como personal que esté realizando, yo no soy quién para decirle a nadie: ¡El minimalismo te puede ayudar bastante para mejorar tu vida! No, para nada pretendo eso. Pero a mí el minimalismo si me está ayudando a trabajar en mí, en crecer de forma personal, espiritual y profesional y aplicarlo en todos los aspectos de mi vida está haciendo que vea las cosas de otra manera.

A día de hoy para mí el minimalismo significa desapego y como consecuencia de ello se adquiere libertad. El hecho de desprenderse de todo aquello que ya no es esencial, importante o necesario en la vida de uno es un paso más para entenderse un poco mejor. Para comprenderse y adentrarse en el mundo interior que tenemos y que tanto descuidamos. Y sobre todo para saber amar con consciencia y con coherencia y así construir relaciones sanas.

Hasta hace no mucho, no he sido consciente de que adentrarse en el minimalismo es un paso más en el camino espiritual que tenemos cada uno, este es un sendero que hay que transitar y en el cual hay que abrazar tanto nuestras luces como nuestras sombras y como éstas han influido en el concepto que tenemos hoy en día del apego. A medida que iba estudiando y leyendo, viendo vlogs y escuchando a varias personas hablar del minimalismo comencé a entender que el apego no conduce a nada, tan sólo nos conduce al sufrimiento, al dolor, a descuidarnos y no tomarnos como prioridad, en definitiva a no querernos a nosotros mismos como realmente somos. Y la mejor manera de trabajar el apego/desapego y conseguir una libertad plena, o al menos conseguir la libertad para amar sin apego, primero hay que desaprender lo que hemos aprendido hasta ahora y después hay que limpiar todo el ruido que tenemos en nuestra vida y nos encierra en un mundo de consumismo sin cabeza.

Para empezar, el exceso de ruido, el exceso en cualquier cosa, no nos ayuda. Nos ciega, no nos deja escucharnos, no nos deja que nos podamos observar bien, y la línea entre lo real y lo imaginario es realmente muy fina. Yo en estos momentos estoy deshaciéndome de todo aquello que me genera ruido. Cuando digo todo, es todo. Estoy vendiendo libros que ya no quiero, donando otros tantos que me regalaron y me dieron, los cuales no son necesarios para mí. Lo mismo estoy haciendo con mi ropa, calzado, objetos y materiales que ya no uso y que sé que otra persona le puede dar otra vida.

Ese es uno de los principios del minimalismo, la limpieza del exceso de cosas que tenemos en nuestra vida. Y lo he empezado a aplicar después de vivir 2 años en Madrid.

Después de dos largos años observándome, gracias al último psicólogo que tuve empecé a desaprender todo lo que había aprendido y me puse a construir hábitos que me ayudan a despejar mi mente, como la meditación, el deporte, el yoga, la escritura y la pintura. Meses después decidí incorporar la sencillez a mi vida. Llevaba muchísimo tiempo leyendo y empapándome de toda la teoría, así que tocaba pasar a la acción y después de tener varias experiencias en los meses de agosto y septiembre, cambié el chip. Y ojo, no es algo que haya cambiado de la noche a la mañana, me he deshecho de muchas cosas materiales que me han ayudado a poder concentrarme en mi trabajo interior, pero cuando empecé a romper relaciones tóxicas, insanas y me alejé de personas que no me aportan nada me sentí totalmente en paz conmigo misma. Aplicar el minimalismo a mis relaciones ha hecho que pueda centrar mi atención y, sobre todo, mi tiempo en construirme. En trabajar un poco más en mí y en querer seguir aprendiendo mucho más sobre el minimalismo y lo que puede seguir aportando en mi vida.

El caso es que hace poco, gracias a mi pareja que me pasó un vídeo súper interesante, conocí el minimalismo japonés, el Danshari (el cual os hablaré más adelante en otro artículo), y a medida que escucho y leo sobre Danshari estoy cada vez más convencida de que tengo que seguir minimizando el ruido en mi vida y tengo que seguir trabajando el desapego, no sólo en lo material también lo tengo que llevar a mis relaciones. El proceso no es nada fácil, pero yo necesitaba deshacerme de muchísimas cosas que no me dejaban pensar con claridad y me estancaba en cosas que no son importantes. Como os he dicho, he eliminado muchas cosas que tenía (y seguiré deshaciéndome de muchas más con el paso del tiempo), realmente no me considero minimalista, aún me queda mucho para considerarme como tal, pero sí que puedo decir que deshacerme de ciertas relaciones de apego y otras relaciones tóxicas, me ha dado mucha tranquilidad y mucha paz mental que es lo que más necesito en estos momentos para poder tener en orden mis prioridades y de paso así poder sentarme a crear con total libertad.

Seguiré trayendo más artículos sobre minimalismo al blog, y os contaré como el minimalismo está haciendo que quiera centrar más el contenido que quiero trabajar por aquí. Sí, el blog se centrará en minimalismo además de en Arte terapia, aquí entra también el minimalismo y la sencillez de como el arte nos sana por dentro. Escribiré también artículos de productividad y de crecimiento personal. Y de cómo necesitamos de la naturaleza para conectar con nosotros mismos, al fin y al cabo formamos parte de ella y hay que contar con la conexión espiritual que tenemos hacia la tierra y lo que sucede en nuestro cuerpo cuando hay esa comunión entre el alma y el ser.

He decidido tomar ese rumbo, y esto es algo que llevaba pidiéndome el cuerpo desde que puse los pies en Madrid el 20 de septiembre de 2019.

Os dejo a continuación con estos enlaces, vlogs y libros para que podáis adentraros sobre el minimalismo y seguiré trayendo más artículos de este tipo al blog una vez a la semana:

*

*

La simplicidad es la gloria de la expresión.

Walt Whitman.