No sé si es la voz que se quiebra. Esa que se rompe en mil susurros dentro de mis vísceras y astilla con rabia los huesos.

No sé si es una nota que grita una guitarra enmudecida por una
cejilla y resuena de forma retórica por sus propias entrañas.
De verdad que no lo sé,…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s