Has vuelto en forma de recuerdo. Has vuelto a remover el cielo y la tierra y me has dejado en el fondo del abismo. Una vez más.

Y sólo tu recuerdo es capaz de hacerme eso. Solo basta un leve suspiro en mi memoria para que todo lo que una vez fue, arrase de nuevo mis cimientos y vuelva a ser un montón de ruinas.

Fuiste verdugo. Fuiste un sentimiento que quemaba constantemente mi ansia.
Fuiste ejecutor. Fuiste una esposa de metal anclada a mis muñecas. Una esposa que tuve puesta más de diez años. Y de la que aun guardo marcas de haberlas tenido apretadas, y son de esas marcas que ya no están en la piel. La han traspasado. Y se han marcado a sangre en mis músculos y con el paso del tiempo hasta han erosionado parte de mis huesos.
Fuiste la voz del padre que acusa y prejuzga de forma determinista a su propia hija, quien le pintó el mundo de forma angustiosa y le enseñó que los hombres tienen que ser agresivos y voraces con las mujeres.
Esa voz, tanto la tuya como la del padre, aun retumban en mis oídos y en mi cabeza. Era aquella voz que apuntaba de la misma manera que un dedo amenazante y acusador y soltaba entre dientes:

Si te violan es por que vas calentando al personal. Si te pegan es porque realmente te lo mereces. Nunca nadie te querrá. En realidad toda tu vida es una gran mentira. Eres la última mierda de esta casa y siempre lo serás. En el fondo siempre estarás sola, infeliz y amargada porque nadie quiere estar contigo.

También fuiste la voz del hermano menor. El cual se convertía en adulto en contadas ocasiones. El cual delimitaba espacios, definía algunos momentos, diagnosticaba enfermedades psicóticas y psicológicas y formaba discursos para finalmente acusar y denunciar momentos críticos, peleas, situaciones y estados de humor.

Fuiste ejecutor de momentos que mi memoria no podrá olvidar jamás. Algunos se revuelven de manera tan extraña que hasta en mis sueños acabo confusa. Malherida. Dolorida. Y con las manos ensangrentadas.
Y no sé cuantas veces me he mirado al espejo y he visto el reflejo que me devolvía; tu mirada tajante, una sonrisa desencajada y malévola y argumentos que me hacían sentir inútil y pequeña. No sé cuantas veces he intentado luchar contra el demonio que dejaste dentro de mi vientre, el cual me consumió, me quemó y me destrozó las entrañas a la velocidad de la luz.
No sé cuantas veces habré llorado y habré soltado gritos mudos por las noches. Ni cuantas veces intenté desenmascarme arrancando los jirones de piel de mis dedos.
Y ahora, después de tantos años, después de llantos, falsas esperanzas, amores platónicos y otros imposibles vuelvo a recordarte. Vuelvo a tenerte en mis sueños. Han regresado los momentos en los que lo único que quería era correr y huir de tus brazos porque sentía el daño atravesándome por la piel. Eran esos momentos en los que me sentía acorralada y arrinconada y también eran esos otros en los que lloraba abrazada a las sábanas.

Y a pesar de que seas tan sólo un fantasma aun me sigues haciendo daño. A pesar de que ya no estás aquí hay noches que a mi me duelen las marcas. Me duelen los desgarros. Sobre todo cuando cierro los ojos. Y hay noches que tengo miedo de cerrarlos, porque es cuando siento que tu voz y tus gritos secos y cortantes están justo detrás de mi. Siento tus manos apretándome los brazos y el cuello. Siento tu aliento opiáceo desvaneciéndose en mis labios. Siento empujones constantes en el cuerpo. Y siento que la habitación y tú os vais haciendo cada vez más y más grandes y yo me voy haciendo cada vez más y más pequeña.

Has vuelto. No sé cómo, pero has vuelto a remover el mar y el cielo, me has dejado ahogándome en un océano en mitad de la noche y como bien sabes yo siempre sentí pavor por las profundidades.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s