Renovar
Del lat. renovāre.
Remudar, poner de nuevo o reemplazar algo.
Dar nueva energía a algo, transformarlo.

***

Llevaba bastantes días posponiendo esta entrada y posponiendo una elección que no está siendo nada fácil para mí.
Hoy, cuatro de mayo del 2018, después de 6 preciosos años totalmente estancada, totalmente desanimada por hacer cosas y forzada por completo a hacer cosas que no quería o que no me apetecía, publico aquí lo que creo que va a ser un cambio en mi vida y también en el ámbito laboral.

Antes de explicar nada de esto que os cuento, os quiero hablar del cambio que ha sufrido el blog a causa de esta elección. Supongo que habrá quien pinche de vez en cuando en la pestaña de RECETAS del menú de arriba para ver las recetillas que subo al blog. Bueno, antes al clicar en esa pestaña te llevaba a un apartado dentro de este blog en donde estaban todas juntas y recogidas, bueno pues ya no están ahí. La pestaña de los proyectos del blog se ha convertido en mi tienda online. Una tienda en la que vais a encontrar desde fotografías, guías en las que explico como hacer mosaicos nazaríes, y las acuarelas de reproducciones nazaríes que estoy haciendo ahora mismo. Y me preguntaréis ahora, ¿Eme que ha pasado con las recetas vegetarianas que subías al blog? ¿Pues en el menú sigue saliendo el nombre de RECETAS, se ve que está entre la música y la tienda?
Pues os cuento lo que ha pasado. Hace un tiempo estuve pensando en trasladar todas las recetas a un apartado dentro del blog y dejarlas aquí, pero como ahora mismo lo que quiero es tener este blog dedicado al cien por cien a las reflexiones y a la música pues hace unos días creé el blog de Emeveggie para publicar todas las recetas que he estado publicando desde el año pasado hasta día de hoy.

En un principio estaba bastante reacia a llevar dos blogs, por aquello de que si uno ya da bastante trabajo llevar dos da el doble. Pero creo que es la mejor decisión que podía tomar para que este blog se convierta en un herramienta más para mi trabajo. Yo hace tiempo, en la época en la que tenía el blog en Blogger y creé mi primer blog de cocina en el 2012; La Manzana Rosada, tenía muy claro que quería tener un blog en donde ir publicando las cosas que hago cuando me meto en la cocina. En ningún momento lo hice con otro tipo de fines o beneficios y la etapa en la que llevé La manzana rosada era medianamente feliz, disfrutaba muchísimo de la comida y físicamente me encontraba muy muy bien.

Bueno, pues desde hace ya bastantes meses no lo estoy pasando nada bien con la comida. Tengo un auténtico caos en mis menús, estoy comiendo bastante mal y eso me está afectando a muchísimos niveles  junto con las crisis de ansiedad que tengo (tengo un eritema en la cara a causa de todo esto y hasta ayer no he sido consciente). Además, ayer fui al otorrinolaringólogo y el hombre que me atendió me comentó que tengo un cuadro médico que apunta a que esto se debe solo a una cosa ya que mi oído está sano y mi audición esta bien. Por lo visto, tengo problemas de equilibrio por tener un precioso acúfeno en el oído derecho. Yo no estoy expuesta normalmente a ambientes ruidosos pero desde hace unos meses atrás a causa de los vértigos y los mareos que sufro y varios síncopes que tuve a principio de año, por uno de esos mareos me caí un par de veces al suelo y todavía no recuerdo como caí, cabe la posibilidad de que mi problema sea el equilibrio. No por la espalda, no. Es por el oído.
Y en unos meses voy a volver a que me hagan la misma prueba para confirmar que sea esto, pero mientras tanto tengo que llevar un registro de los vértigos que me dan para que así cuando vuelva al otorrinolaringólogo puedan armar el cuadro médico en el que me encuentro.
Ayer, cuando llegué a casa me derrumbé otra vez más. Llevo con picos de ansiedad desde el mes pasado y estoy un poco con el cinturón apretado porque mi situación esta siendo un poco estresante y agobiante y por eso estoy maltratando a mi cuerpo. El caso es que tengo dos opciones: una es seguir en este bucle de ansiedad y de desasosiego constante y seguir matándome yo sola, la otra es ponerle remedio y cambiar el chip por completo y renovarme poco a poco para salir de ese bucle.

Está claro que hay cosas que no se pueden hacer de la noche a la mañana. A mí me gustaría poder hacerlas, pero tengo que ser realista y no ponerme ni tantas expectativas ni metas que sé que no puedo cumplir porque eso es lo que más ansiedad me está dando y si no escucho a mi cuerpo con todas las alertas que me está dando, voy por mal camino.
Volviendo un poco atrás, para poder enlazar y darle contexto y coherencia a lo que estoy explicando hoy, el blog de Emeveggie no sólo lo he creado para tener todas las recetas juntas. Con lo que os he comentado en los dos párrafos anteriores, necesito recuperar el control de las cosas que hago y con lo que como y volver a tener mi alimentación vegetariana al cien por cien -no, no la estaba llevando bien-. Necesito cuidarme como lo hacía años atrás. Necesito calmarme y retomar ciertos hábitos. Y creo que con Emeveggie lo voy a poder volver a llevar bien. Es algo que sé porque años atrás lo viví y no voy a ponerme expectativas o metas en ese blog (actualizaré cuando pueda y las veces que pueda a la semana) y eso mismo lo voy a aplicar en este.
Y es que está claro que el cuerpo nos da alarmas o alertas cuando uno está haciendo las cosas mal sobre todo cuando se le aplican ciertas rutinas, presiones y expectativas a un nivel demasiado estresante. Antes podría pasar y dejar a un lado estas alarmas, he ido bajo presión durante muchísimo tiempo, pero a mis 34 años no puedo dejarlas de lado. Si no le pongo remedio a esto, voy a ir por mal camino y es precisamente lo que ya no quiero. Tengo que cambiar el ritmo de vida y tomar ciertas cosas con más calma y otras con más ímpetu.

Por esto mismo escribo esta entrada hoy. No sólo quiero tenerla en el blog para luego volver a leerla y reflexionar nuevamente sobre esto. Esto que escribo hoy significa que he estado desperdiciando unos cuantos años (en varios ámbitos) de mi vida dejándome llevar por cosas que me han ayudado a crecer pero no han ayudado en nada a mi salud ni a mi salud emocional. Esto ha sido un fifty-fifty al final (dejo el melodrama a un lado, que en esta vida estamos para crecer y aprender de los errores cometidos).

Lo que quiero decir, con todo este embrollo que estoy escribiendo hoy, es que Emequis pasa a ser un espacio personal (con muchísimo jazz, música variada, reflexiones y recomendaciones) al 50 por ciento y el otro 50 por ciento pasa a ser un espacio de trabajo en donde exponer fotografías, guías y acuarelas. Eso no significa que sea gratis, todo va a ser de pago en la tienda online, ya está la pestaña de DESCARGAS (gratuitas) en el pie del blog.
Creo que con este cambio la situación va a cambiar. No quiero ver el vaso medio vacío, quiero verlo medio lleno y si tengo que salir de mi zona de confort para poder ver las cosas con perspectiva, pues iré saliendo poco a poco y lo haré con todo lo que hago. Eso incluye el llevar un diario visual (en Instagram) en donde plasmar esos pequeños pasos y luego traerlos al blog.
Porque a fin de cuentas, todo está relacionado.

***

SUENA: WHEN DOVES CRY, PRINCE