Después de una semana totalmente desconectada del blog, vuelvo a él.
Vuelvo con las pilas bien cargadas. Con ganas de retomar las notas musicales y las letras y publicar por aquí varias veces a la semana para compartir con todos vosotros todo lo que he ido organizando y planificando.
Os voy a ser honesta ya que durante estos días que he estado desconectada del blog he estado dándole vueltas a varias cosas. Algunas de ellas son personales pero una de las cosas que creo que es relevante e importante para este rincón, es que después de haber estado paseándome por algunos blogs y algunas páginas -mientras los veía iba mascando palabras, deglutiendo fragmentos y empapando los pulmones con notas-, he decidido definir un poco más el contenido del blog y después de mucho cavilar voy a centrar las entradas principales en una única dirección musical.

Es precisamente por eso que me tome una semana para desconectar del blog, porque quería saber si estaba preparada para hacer esta variación y volcarme en este cambio -o proyecto a vista futura- que tengo planeado hacer.

Las cosas como son, esto que os cuento es algo que me lleva martilleando la cabeza desde hace muchos años y creo que después de tanto tiempo con la idea lo mejor que puedo hacer es llevarla a la práctica. Porque me apetece muchísimo palpar con los dedos este cambio. Así que hoy os confío que el blog va a actualizarse tres veces en semana y va a ir en dos líneas principales -rectifico un poco lo de antes ya que hay algo que sigue intacto, perdón por la pequeña incongruencia-.
Los lunes y los viernes subiré música; jazz al cien por cien, y los miércoles escribiré alguna que otra reflexión en el blog. La sección de las recetas iré actualizándola cuando pueda y así poco a poco iré subiendo las cosas nuevas que estoy haciendo en la cocina.

Pero volviendo al tema musical, yo ya sé que he subido música de varios estilos por aquí -he pasado por el rock, el blues, el heavy metal; thrash metal y nu metal,  el pop, el folk, el jazz y la clásica– y esas entradas se van a quedar, porque es la música que yo escucho diariamente. Pero me voy a decantar por dedicar las entradas a partir de ahora sólo y exclusivamente al jazz. Sí, lo que estáis leyendo, a partir de ahora en Emequis vais a encontrar muchísimo jazz. Pero, atención atención, es posible que alguna vez actualice con otro estilo musical -sobre todo alguna fusión musical con el jazz o algún estilo que escuche al mismo porcentaje que el jazz- ya que no quiero sobrecargar demasiado la sección y así puedo aligerarla un poco y de paso así os recomiendo algún artista o algún disco que haya escuchado y el cual merece la pena echarle un oído.
Pero para que quede claro, la línea musical del blog va a ir en torno al jazz, porque es lo que más escucho junto con Bowie.

Supuestamente hoy tocaría una recomendación musical y no una reflexión, pero necesitaba informar de estos cambios para que así os podáis ir haciendo el cuerpo a lo que se va a ir publicando durante la semana, creo que es lo mínimo que puedo hacer. Otra cosa que quiero comentar es que sé que tengo dos cosas pendientes, lo cual ya lo comenté entradas anteriores, a subir en el blog:

  1. La reseña de la película de The Hunger.
  2. Y los discos que me quedan pendientes por subir de David Bowie.

Y tranquilos, que como no me he olvidado de eso he pensado que lo mejor que puedo hacer es escribir la reseña de la película un miércoles y la que va dedicada a los discos pendientes de David Bowie será una de esas alternativas musicales que subiré. Intentaré subir esa entrada el viernes de la semana que viene porque para este ya tengo algo preparado.

Ahora, yo reconozco que no soy buena crítica musical y esto es algo de lo que os quiero hablar porque soy muy subjetiva con la música y tengo gustos musicales muy eclécticos -a pesar de ser un poquito ortodoxa con el jazz (ya os explicaré eso en otro momento)-. Yo no voy a hacer críticas musicales, ni nada similar, con los discos que comparta con vosotros. La línea en la que va a ir dirigida es bastante personal para que así haya un poco de cohesión y coherencia con las reflexiones que vaya escribiendo -y con las que ya están escritas- en el blog. Puede que haya decidido caminar en un sentido muy especifico en cuanto a la música y posiblemente intente cambiar un poco mi forma de escribir en esas entradas, para que sea un bloque compacto y tenga sentido, pero en cuanto a las reflexiones todo va a seguir intacto ya que no quiero cambiar nada en esa sección.

Así que ya para terminar la entrada de hoy y no alargarme más, os voy a dejar a continuación con una playlist que encontré hace unos días en Spotify. Espero que os guste.
¡Qué tengáis todos un feliz comienzo de semana!

 

***

SUENA DE FONDO

 

JAZZ VIBES: Spotify playlist